miércoles, 22 de noviembre de 2017

PROYECTO ORUM / REFLEXIÓN

Sinceramente el laburo final tuvo un recorrido muy extraño. Arrancó de una manera y terminó de otra. Jamas hubiera pensado que este sería el resultado. Si bien mantiene ciertos aspectos que si quería incursionar, como esto de la instalación y la interacción, el concepto fue yendo por lados que casi que el proyecto tenía vida propia y se me iba escapando hasta que lo caché y está acá de esta forma. Por supuesto que siento que se puede mejorar muchas cosas más pero estoy satisfecho. Di mucho de mi y siento que el proyecto tiene una parte muy grande mía. Es el bebé Frankenstein con una partecita de cada uno que ayudo a hacerlo posible. Trabajé mucho en este trabajo, investigué a mil y aprendí muchas cosas, hablé tanto y tanto del concepto y de todo lo que conllevaba el diseño en general como en ningún otro trabajo hasta ahora. Encontré un particular afecto por este trabajo y por este inmenso desenfreno y estrés que genera un proyecto tan importante como lo son estos. Me llevo una hermosa experiencia con este final de año, el haber materializado a la fuerza una montaña de mi cabeza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario